Canva-Woman-in-Front-of-Blackboard-1-1.jpg
ecozone.es

FAQ

El ozono (O3) es un gas cuya molécula esta formada por tres átomos de oxígeno, por esta razón también es conocido como oxígeno activado. Se forma al disociarse los dos átomos que componen el gas oxígeno, cada átomo de oxígeno liberado se une a otra molécula de oxígeno (O2), formando moléculas de ozono (O3).

Es un gas con alta capacidad oxidante, que es eficaz en la desinfección y esterilización. Puede destruir la mayoría de las bacterias en el agua o en el aire. El Ozono es intrínsecamente inestable y trata de descomponerse hacia la molécula oxígeno lo más rápido posible.

Las moléculas del Ozono necesitan combinarse con algo con el fin de descomponerse, con ésta acción logra oxidar compuestos orgánicos y los convierten en dióxido de carbono y agua inocuos. Razón por la cual se le conoce como “El Oxidante más limpio en desinfección”.

En la actualidad no se conoce quién fue su descubridor original, pero varios estudios apuntan a los químicos Charles Fabry y Henri Buisson. En mayo de 1840, el alemán Christian Schönbeinlo denominó ozono, cuya raíz griega es “ozein” que significa exhalar un olor o sentir. En 1863 Soret estableció la relación entre el oxígeno y el ozono al encontrar que 3 volúmenes de oxígeno producían 2 volúmenes de ozono.

El ozono actúa de acuerdo con el principio de oxidación. Cuando la molécula de ozono (O3) cargada electrostáticamente se pone en contacto con algo oxidable, la carga de la molécula de ozono fluirá directamente hacia allí. Esto ocurre porque el ozono es muy inestable y tiende a volver a su forma original (O2). El ozono puede oxidar todo tipo de materiales, pero también olor y microorganismos como virus, mohos y bacterias. El átomo extra de oxígeno se desprende de la molécula de ozono y se enlaza con el otro material. Finalmente permanece solamente la molécula de oxígeno pura y estable.

El ozono puede ser usado para una amplia gama de purificación. La mayor parte del ozono es aplicado en las plantas de tratamiento de aguas residuales municipales y de agua potable (para desinfección). Sin embargo el ozono se usa cada vez más en la rama industrial. En la industria de la alimentación, por ejemplo, el ozono se usa para desinfección y en la industria del papel y textil se usa para la oxidación del agua residual. El principal beneficio del ozono es su carácter limpio, porque sólo oxida materiales, casi sin formar subproductos. 

El ozono es uno de los agentes oxidantes más fuertes disponibles técnicamente para la oxidación de solutos. El átomo extra de oxígeno se acoplará (=oxidación) en menos de un segundo a cualquier componente que se ponga en contacto con el ozono.

Es un agente oxidante 51% más fuerte que el cloro y tiene una efectividad de destrucción de 3.125 veces más rápido que el cloro.

El Ozono oxida fácilmente material orgánico en las membranas bacterianas, debilitando la pared celular y conduciendo a su ruptura, provocando la muerte inmediata de la célula.

Este gas oxidante logra oxidar la mayoría de los materiales orgánicos y la reducción de muchos materiales inorgánicos a un estado inferior que es más biodegradable. El Ozono al entrar en contacto con compuestos volátiles, el átomo de oxígeno libre reacciona con ellos, removiendo los molestos olores característicos de dichos compuestos.

Los generadores recrean pequeñas atmósferas de la misma manera que se forma el ozono en la atmósfera (en Venezuela se encuentra el mayor generador de Ozono del Planeta, el Relámpago del Catatumbo en el Estado Zulia). El Ozono se obtiene al descargar una corriente eléctrica de elevada tensión sobre dos electrodos (acero inoxidable o aluminio) separado por un dieléctrico (vidrio o material cerámico) entre los cuales circula un flujo de aire u oxígeno. En la medida que el flujo de gas avanza entre los electrodos, el oxígeno se va transformando en Ozono.

Este método de generación de ozono se denomina descarga de corona.

El Ozono también se puede formar en la proximidad de ciertos tipos de lámparas ultravioletas; sin embargo esto sólo produce ozono a bajas concentraciones.

El Ozono es altamente reactivo y tiene una vida media corta, es muy difícil de almacenar y transportar, por lo que, siempre se deberá generar en el sitio para su uso inmediato. Una vez el Ozono se descompone a Oxigeno es inexistente un residual del mismo.

Para la purificación del agua y el aire, se necesita producir ozono in-situ. Debido a su corta vida media, el ozono decaerá pronto cuando sea producido. La vida media del ozono en el agua es de alrededor de 30 minutos, lo que significa que cada media hora la concentración de ozono será reducida a la mitad de su concentración inicial. Por ejemplo, cuando se tienen 8 g/l, la concentración se reduce cada 30 minutos como sigue: 8; 4; 2; 1; etc. En la práctica la vida media es más corta porque existen muchos factores que pueden influir la vida media. Los factores son temperatura, pH, concentración y algunos solutos. Debido a que el ozono reacciona con todo tipo de componentes, la concentración de ozono se reducirá rápidamente. Cuando la mayor parte de los componentes están oxidados, el ozono residual permanecerá, y la concentración de ozono se reducirá más despacio.

l Ozono mata el 99,9% de las bacterias, virus, esporas, hongos, moho, amebas y quistes.

Diversos factores intervienen en la eficacia del Ozono, estos factores son: la cantidad y concentración de Ozono, las condiciones del ambiente que lo recibe y el tiempo de contacto con el organismo. Todos ellos juegan un papel en el cálculo del nivel de ozono requerido para destruir cada tipo de organismo.

Generalmente el Ozono es capaz de destruir bacterias en condiciones favorables para el ser humano, bajo parámetros establecidos en las Normas Internacionales y Nacionales al respecto. Está demostrado que a bajas concentraciones el ozono puede destruir las bacterias, mohos, hongos y esporas causantes de enfermedades.

Con relación a los virus, el ozono actúa sobre ellas oxidando la proteína presente en su envoltura, alterando la estructura tridimensional de la misma, lo que conduce a que el virus no pueda adherirse y aferrarse a una célula huésped, quedando desprotegida, sin poder reproducirse, llegando a la muerte. La acción viricida requiere bajas concentraciones de ozono con relación a la acción bactericida, ello debido a que los virus poseen una estructura de menor complejidad con relación a las bacterias.

El Ozono es un componente importante de nuestra atmósfera, la cual contiene entre 0,01 ppm a 0,04 ppm. Con estos niveles de Ozono en la atmósfera se balancea el nivel de bacterias y hongos en la naturaleza.

  • Se puede aplicar en frío, reduciendo costes energéticos
  • Eficaz oxidante que elimina residuos y partículas orgánicas
  • No genera subproductos dañinos
  • Producido in-situ, eliminando el manejo de químicos
  • Incrementa la vida útil del producto
  • Coste insignificante de bienes fungibles
  • Corrosión del equipo muy bajo

El ozono es incoloro para todas las concentraciones experimentadas en la industria. Tiene un olor “acre” característico que suele asociarse a las chispas eléctricas. El olor es generalmente detectable por la nariz humana en concentraciones de 0.02 y 0.05 ppm.

Al igual que muchas sustancias de uso cotidiano para el ser humano como el cloro, ciertos medicamentos e inclusive el mismo gas oxigeno que respiramos si son usados indiscriminadamente pueden ocasionar efectos negativos para la salud, lo mismo ocurre con el ozono cuando no se controla su concentración. Es por ello, que Ecozone en las instalaciones de sus equipos, posee un estricto monitoreo y control de la concentración del Ozono en el aire emitidos por sus equipos garantizando así los efectos deseados sin comprometer la salud del usuario.

El límite máximo permisible de exposición continua al ozono en el aire es de 0.05 ppm, como promedio durante un turno de trabajo de ocho horas continuas. El ser humano es capaz de detectar el olor del ozono a niveles por debajo de 0.01 ppm.

Con una concentración elevada de ozono, el individuo puede experimentar: irritación de los ojos, sequedad de la garganta, tos, dolor de cabeza. El ozono es un gas potencialmente tóxico y las directrices de límite de exposición deben ser siempre respetadas.Los límites de exposición de las Normativas más exigentes indican una concentración de ozono de 0.05 ppm. Otras Normas manejan las siguientes concentraciones: 0.1 ppm bajo exposición de 8 horas durante un trabajo liviano, 0.08 ppm bajo trabajos moderados y 0.3 ppm bajo cortos periodos (menor a 15 minutos).

La aplicación del gas ozono en el aire y en el agua es totalmente segura para el ser humano siempre que se respeten las concentraciones permitidas por las Normas. Los beneficios de encontrarse con ambientes y aguas ozonizadas son mayores a los posibles efectos negativos de encontrarse con ambientes y aguas viciados o contaminados de virus, bacterias y diversos protozoarios.

Diversos factores intervienen en el proceso de generación del ozono, la temperatura del ambiente y la humedad son los que mayor afectan en la producción.

Una humedad alta influirá en una menor producción del ozono en las celdas debido a líquidos que puedan acumularse en su interior. La humedad también influye directamente en el tiempo de mantenimiento de los generadores de ozono requiriendo una frecuencia mayor en ambientes de alta humedad.

La molécula del ozono es inestable en su composición y se reduce fácilmente a oxígeno. Una baja temperatura ayudará a su estabilidad y durabilidad en el aire, por otro lado, si la temperatura es muy elevada ocurre el efecto contrario, reduciendo el tiempo que se encuentra el ozono en el aire, requiriendo así mayor producción por parte del generador.

El ozono es un fuerte oxidante que reemplaza al cloro en infinidad de plantas de tratamientos hoy en día, especialmente en las primeras etapas del proceso de purificación de aguas superficiales. Es muy efectivo en la remoción de la materia orgánica y en la desinfección y no forma sustancias cancerígenas como los trihalometanos (THM), como lo hace el cloro. Las dosis requeridas de ozono y el tiempo de residencia para el tratamiento son menores que en el caso del cloro y es muy efectivo contra los parásitos resistentes como el cryptosporidium, la giardia y las amebas. El ozono puede aplicarse en tres puntos diferentes del proceso de purificación de agua, dependiendo del origen y de la magnitud de la instalación.

La pre-ozonización se aplica al principio del tratamiento, previo a la filtración con las siguientes ventajas:

• Actúa como coagulante y micro-floculante, es decir, agrupa a los sólidos presentes, facilitando así el proceso de filtrado.

• Precipita el hierro, manganeso y otros metales pesados solubles.

• Decolora.

• Remueve sabores y olores.

• Reduce los precursores que dan lugar a los THM cuando se emplea cloro.

• Disminuye la demanda química de oxígeno (DQO) (DQO es un parámetro que se utiliza para determinar la cantidad de oxígeno necesaria para oxidar la materia orgánica presente en las aguas residuales y sirve como indicador del grado de contaminación presente).

• Oxida sustancias tales como cianuros, nitritos y sulfuros.

• Elimina las algas unicelulares.

Las dosis son del orden de 1,5 mg/L y los tiempos de contacto del orden de 2 minutos.

La ozonización intermedia se aplica antes de la filtración en lecho de carbón activado con los siguientes beneficios:

• Desinfección bacteriana.

• Inactivación de virus y parásitos.

• Oxidación de detergentes, pesticidas y fenoles.

• Reducción de las demandas químicas y biológicas de oxígeno.

• Reducción del carbono orgánico disuelto.

• Oxidación de sustancias orgánicas complejas.

Dependiendo de la composición química del agua, el ozono podría aumentar el pH del agua en 0,5 unidades de acuerdo con experiencias reales. Si el gas es aplicado por burbujeo, el dióxido de carbono disuelto en el agua puede desprenderse, precipitar algo de dureza (sales de calcio y magnesio) y con ello aumentar el pH y suavizar ligeramente el agua.

Comercialmente existen sensores especiales para detectar y medir la concentración del ozono en el aire; estos sensores pueden ser tan sencillos como una tarjeta tipo carnet que cambia de color con la presencia del ozono. La mayoría poseen alarma sonora y visual luego de pasar los 0,1 ppm de concentración. El ozono es fácil de detectar por el ser humano ya que el umbral olfativo a bajas concentraciones como 0.01 ppm lo reconoce.

En el caso de tratamiento de agua de piscina, el ozono es capaz de reducir en un 60-80% el uso de químicos típicos usados. Cuando se emplea como agente desinfectante sustituye el uso del cloro, sin embargo, como el ozono no es residual hay empresas que emplean dosis de cloro como etapa final al tratamiento logrando un residual de cloro.

Es importante destacar que tanto las normas internacionales como las normas nacionales tienen la finalidad de informar y exaltar los daños que causan para la salud humana, no solo el gas de ozono, sino el uso de cualquier elemento de la naturaleza, en ningún caso las normas indican o exaltan los beneficios que puedan traer estos elementos.

Si Usted por ejemplo, lee las normas que regulan el cloro, se conseguirá que solo habla de los efectos dañinos que éste elemento puede traer si es usado fuera de norma, pero no conseguirá que hable de los beneficios del cloro. Esto también ocurre con el gas ozono y con cualquier elemento de la naturaleza que sea consultado.

Todo organismo patógeno, sea virus, bacteria, moho, levadura, esporas, u otro, se comporta de manera muy diferente bajos diversos ambientes y condiciones (temperatura, presión, humedad, presencia y ausencia de luz, entre otros), pero, el factor determinante para su destrucción no es solo la cantidad de concentración de ozono a la que se exponen, sino el tiempo de exposición al mismo.

Científicamente comprobado, existen agentes patógenos que son capaces de morir más rápidos que otros cuando son expuestos a concentraciones bajo e inclusive por debajo de las normas, por lo tanto, los ambientes expuestos a concentraciones bajo normas estarán desodorizados y purificados igualmente.

Algunos organismos patógenos que a bajas dosis e incluso por debajo de lo permisible (0.05-0.1ppm) son capaces de morir son:

Enterovirus, virus del Ebola, el SARS, el MERS, Influenza, Viruela, Lassa, Nipah, Marburgo, Virus GDVII, Virus del herpes, virus Rhabdovirus, virus de la estomatitis, estafilococo epidermis. Por otro lado, cuando se diseña un sistema de ozonización de ambientes, la dosis de diseño se ubica por encima de la normativa, una vez el ozono reaccione con los entes patógenos se reduce su concentración, llegando al valor permisible. En este punto los organismos patógenos que se atacan son: Esporas de Clostridium Botulinum, Escherichia Coli, virus de la encefalomiocarditis, enterovirus, poliomielitis, estafilococos, estreptococos; entre otros.

Las concentraciones de ozono se registran a través de un sensor el cual arroja la concentración en ppm presente en un ambiente, según la concentración registrada se regula la entrada de oxígeno (en caso de que el generador sea alimentado con oxígeno puro) o el potenciómetro del generador. Otra de las técnicas aplicadas es la programación de ciclos de encendido/apagado de los equipos en función a la aplicación, teniendo como propósito no superar el límite permisible de ozono.

Hay que diferenciar muy bien los mecanismos de formación de ozono; en primer lugar, el que se produce a partir de reacciones químicas con los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), los cuales son contaminantes del aire que cuando se mezclan con óxidos de nitrógeno, reaccionan para formar ozono (a nivel del suelo o troposférico).

Los efectos sobre la salud por la exposición a este tipo de ozono incluyen: irritación de ojos y vías respiratorias; astenia, cefaleas; alergias; disminución de la función pulmonar y lesiones al hígado, riñones, pulmones y sistema nervioso centralLos COV también participan activamente en numerosas reacciones, en la troposfera y en la estratosfera, contribuyendo a la formación del smog fotoquímico y al efecto invernadero.

Los COV se liberan durante la quema de combustibles, como gasolina (el transporte es una de las principales fuentes de emisión de COV), madera, carbón o gas natural y también desde disolventes, pinturas, adhesivos, plásticos, aromatizantes y otros productos empleados en procesos industriales. Y en segundo lugar, el otro mecanismo de formación de ozono es a través de equipos generadores, los cuales utilizan gas oxigeno como materia prima y funcionan controladamente para que las emisiones de ozono de los mismos estén bajo norma y sean beneficiosos para la salud humana.

En ambos casos, como todo en la vida, los excesos traen consecuencias, por ejemplo: el gas oxígeno que respiramos es vital para vivir, pero si usted se encierra en un cuarto durante unas horas y se somete a altas concentraciones de este gas con seguridad pondría su vida en peligro, esto mismo ocurre si usted se expone a altas concentraciones de gas ozono. La aplicación del ozono en el aire de ambientes cerrados es totalmente segura para el ser humano siempre que se respeten las concentraciones permitidas por las Normas Internacionales dictadas al respecto.

El ozono reacciona sobre muchos elementos patógenos entre ellos se encuentran:

COVID-19

• Aspergillus Niger

• Bacterias Bacillus

• Bacillus cereus

• Bacillus anthracis

• B. cereus (esporas)

• Bacillus subtilis

• Bacteriófago F2

• Botrytis cinérea

• Candida

• Clavibacter michiganense

• Cladosporium

• Clostridium

• Clostridium Botulinum (esporas)

• Virus Coxsackie A9

• Virus Coxsackie B5

• Diphtheria

• Eberth Bacillus (Typhus abdomanalis).

• Virus Echo 29

• Virus entéricos

• Escherichia Coli (en heces)

• E-coli (en agua limpia)

• E-coli (en agua residual)

• Virus de la encefalomiocarditis

• Quistes Endamoebic

• Enterovirus

• Fusarium oxysporum f.sp. lycopersici

• Fusarium oxysporum f.sp. melonogea

• GDVII

• Hepatitis A

• Herpes

• Influenza

• Klebs-Loffler Bacillus

• Legionella pneumophila

• Luminescent Basidiomycetes

• Mucor piriformis

• Mycobacterium avium

• Mycobacterium foruitum

• Penicillium

• Phytophthora parasítica

• Poliomielitis

• Poliovirus type 1

• Proteus

• Pseudomonas

• Rhabdovirus

• Salmonella

• Salmonella typhimurium

• Schistosoma

• Estafilococos

• Staph epidermidis

• Staphylococci

• Stomatitis Virus

• Estreptococos

• Virus Vesicular

• Bacterias Vibrio cólera

CONTACTA CON NOSOTROS

. Nuestro Contacto

Calle Bailén, 169, 08037 Barcelona